Consulte ahora con verdaderos especialistas de Valencia en casos de negligencias médicas

INFÓRMESE AHORA, EL MEJOR ASESORAMIENTO ON-LINE

¿Ha sufrido una negligencia y no sabe cómo actuar? Nosotros le ayudaremos en todo el proceso.

Abogados de Negligencias Médicas Valencia

El despacho de RAMOS ABOGADO lo forma un conjunto de profesionales con experiencia en los temas que engloban las negligencias médicas. Estudiamos y analizamos cada caso de forma individual y pensando en los intereses de nuestros clientes, ofreciéndole una atención totalmente personalizada.

  • Asesoramiento en indemnizaciones por negligencias médicas
  • Reclamar derechos como paciente
  • Altas precipitadas en Urgencias
  • Reclamaciones por errores en el diagnóstico
Abogados en Valencia con más de 30 años de experiencia en casos de negligencia médicas

Daños y lesiones

Derecho a reclamar

Proteja lo más importante

Su derecho de exigir responsabilidades

Asesoramiento legal

Despacho en el centro de Valencia

martes, 11 de julio de 2017

ANTES DE RECLAMAR UNA NEGLIGENCIA MÉDICA: CONSEJOS PRÁCTICOS
¿Ha sufrido una negligencia médica o cree que algo no ha salido correctamente durante su proceso médico? En ese caso, como paciente tiene derecho a reclamar judicialmente y a pedir una indemnización. Antes de ello queremos ofrecerle unas consideraciones previas a tener en cuenta.
  • Guardar toda la documentación posible
    A efectos legales las pruebas son uno de los aspectos más importantes. Por eso, conviene no tirar ningún documento que pueda servirnos durante el juicio, incluso aunque no le demos demasiada importancia. Radiografías, tomografías o partes médicos pueden ser de vital importancia para demostrar nuestra causa.
  • Tener en cuenta el plazo
    A la hora de reclamar este tipo de casos, existe un plazo que varía según nos encontremos en la sanidad privada o en la pública. En este último supuesto el plazo es más corto -1 año, por lo general-, por lo que recomendamos no perder de vista el calendario si nos encontramos en esta situación.
  • Buscar asesoramiento especializado
    Finalmente, si ya nos hemos decidido a reclamar será imprescindible que el abogado que nos asesore esté especializado en este ámbito. Es una materia compleja que requiere algunos conocimientos específicos, por lo que elegir un profesional adecuado para nuestro caso será también muy importante.
Le recordamos que las indemnizaciones se valoran normalmente mediante el Baremo de tráfico, que se actualiza año tras año. Este baremo sirve también para los accidentes de tráfico y laborales, de ahí su nombre. La cuantía exacta que recibe el perjudicado depende de la zona del cuerpo afectada y de la gravedad de la lesión.

Nuestro Despacho en Valencia puede ayudarle si ha sufrido una negeligencia médica y quiere reclamar. Estamos especializado en este sector y contamos con una amplia trayectoria en diversos casos de negligencias. Puede ponerse en contacto con nosotros por teléfono o a través de nuestra página web.

viernes, 7 de julio de 2017

CONSEJOS ANTE UNA NEGLIGENCIA MÉDICA
Una negligencia médica es un caso de mala praxis médica, es decir, cuando una persona sufre un perjuicio a causa de un profesional sanitario que no ha actuado correctamente, ya sea por acción o por omisión. Es normal que en este tipo de casos el paciente se encuentre desorientado y no sepa muy bien qué pasos debe dar para reclamar. Por otra parte, en muchas ocasiones no se conocen muy bien cuáles son los derechos del paciente. Por eso queremos ofrecerle una serie de recomendaciones si ha sufrido una negligencia médica o si tiene previsto pasar por un tratamiento u operación quirúrgica.
  • No firmar el consentimiento informado sin antes haberlo leído bien.
    El consentimiento informado es un documento que su médico debe presentarle de forma obligatoria antes de la operación o tratamiento médico. Muchas veces se firma este documento de manera rutinaria, sin atender a lo que pone. Aunque entendemos que puede suponer un tiempo adicional, merece la pena invertirlo en este tipo de situaciones.
  • Reunir documentos que sirvan de pruebas.
    A nivel legal es muy importante contar con pruebas, sobre todo si queremos recibir una indemnización. En este ámbito la documentación puede ser muy variada: radiografías, tomografías, partes médicos...Nuestra recomendación es que no tire ni se desahaga de ningún documento hasta que se celebre el juicio.
  • Exigir que nuestro caso conste en el historial médico.
    En relación con lo anterior, tampoco podremos demostrar que tuvimos una dolencia médica si ésta no consta en nuestro expediente. Asegúrese -ya sea usted o un familiar- de que toman nota de lo ocurrido
  • Finalmente, acuda asesorado de un abogado especializado en la materia.
Para más información sobre el tema recuerde que tiene a su disposición nuestro Despacho en Valencia. Contamos con un equipo con experiencia en este sector, lo que nos permite garantizarle profesionalidad y eficacia.

jueves, 6 de julio de 2017

¿CUÁNDO SE PRODUCE UNA NEGLIGENCIA MÉDICA?
Las negligencias médicas son actuaciones que se apartan de los estándares establecidos y que causan un perjuicio para el paciente. Se trata de un tema muy delicado, ya que afecta tanto a la salud física como psicológica del perjudicado.
En ocasiones no existe una idea muy clara sobre cómo debe actuarse en estos casos, o sobre qué se considera negligencia médica. Para orientarle hemos preparado la siguiente información, que esperamos le sea de ayuda.

Antes de un procedimiento médico todo paciente tiene derecho a recibir un consentimiento informado. Esto significa que debe tener información sobre la proceso al que se le va a someter. Dicho consentimiento debe constar siempre por escrito, salvo que se trate de un procedimiento común y mínimamente invasivo (una revisión rutinaria, análisis de sangre u orina, etc).
Los profesionales de la salud están obligados a recabar este consentimiento, por lo que si no lo hacen y el resultado del proceso no es positivo, estarían incurriendo en negligencia médica.

Además de este concepto tan importante, existen otras situaciones que se consideran típicamente como negligencias. Entre ellas, destacamos las siguientes:
  • Errores en el diagnóstico;
  • Recetar medicamentos inadecuados para el paciente;/li>
  • Resultados que no se ajustan a lo prometido, sobre todo en casos de cirugía estética o coporal;

  • Infecciones producidas durante el ingreso en el hospital;

  • Etc.

Las reclamaciones por negligencias varían según se hayan cometido en la sanidad pública o en la privada, ya que los plazos son distintos. Las indemnizaciones dependen del tipo de lesión concreta que se haya producido y de su gravedad. En cualquier caso, un abogado siempre buscará la mejor vía para defender sus intereses y le informará de las opciones disponibles. Si usted ha sufrido estas u otras situaciones a consecuencia de una intervención médica le invitamos a contactar con nosotros. Desde nuestro Despacho en Valencia gestionamos todo tipo de negligencias médicas.

jueves, 8 de junio de 2017

NEGLIGENCIAS MÉDICAS: CONSENTIMIENTO INFORMADO
En el ámbito sanitario está especialmente regulada la existencia de una figura llamada consentimiento informado.

Se trata del derecho de todo a paciente a recibir información previa y adecuada sobre el proceso médico al que va a ser sometido -una operación quirúrgica, un tratamiento, etc.- A su vez, el médico está obligado a proporcionar esta información.
Por eso podemos decir que el consentimiento informado es a la vez un derecho y un deber, el primero para el paciente y el segundo para el personal médico.

El consentimiento informado se debe reclamar siempre por escrito. Sólamente existen algunas excepciones en el caso de procesos médicos de escasa envergadura y que no sean invasivos para el cuerpo humano -por ejemplo, curar una herida superficial-. En el resto de casos, como decimos, el paciente deberá firmar alegando que conoce las condiciones descritas y sus posibles efectos secundarios, si los hubiera.


Cuando a un paciente no se le ha informado adecuadamente, en caso de errores posteriores se podrá alegar negligencia médica de forma casi automática.
Esta situación es aplicable tanto a la sanidad pública -Seguridad Social- como a la privada. Ahora bien, sí que es cierto que los plazos para reclamar pueden variar entre un sistema sanitario u otro. El plazo es más corto en el caso de la Sanidad Pública, por lo que si hemos sido tratados en ella deberemos actuar cuanto antes.


Es muy importante contar con un abogado especializado en el ámbito sanitario si finalmente tenemos intención de reclamar, ya que de ello depende la defensa de nuestros derechos y la obtención de una indemnización justa y equitativa.

Le recordamos que desde nuestro Despacho en Valencia podemos ayudarle si ha sido víctima de una negligencia médica o si necesita asesoramiento de cualquier tipo en este tema.
Puede ponerse en contacto con nosotros el número indicado o en el correo que le facilitamos en esta web.

viernes, 28 de abril de 2017

Responsabilidad civil de la institución sanitaria
El perjuicio causado tiene que ser originado por una imprudencia o negligencia del personal sanitario.
La falta de precaución, el abandono de las pautas de un tratamiento, el no seguimiento del enfermo cuando así lo indican los procedimientos, incluso la insuficiente formación médica, pueden incurrir en una mala práxis médica.

Podemos hablar de una responsabilidad directa o indirecta, tanto en cuanto a un doctor se le puede exigir compensación por unos daños que el no a causado. Entendiendo esto como la omisión de su deber, por ejemplo a la hora de comprobar los síntomas de un enfermo. No es que se trate de un actor principal en el daño causado, pero sí es cierto que lo podría haber evitado.

¿Se le puede exigir responsabilidad médica a la institución sanitaria?

Para conocer eso primero hemos de saber que hay dos tipos de resposabilidades; la directa, que se exige al personal sanitario, médicos, asistentes , etc... , por los daños que han causado en sus pacientes, sean daños físicos o psíquicos. La responsabilidad indirecta va relacionada con la responsabilidad civil, a modo de ejemplo, podemos decir que si una persona a ingresado en una clínica y mienstras estaba siendo atendida sufre daños por parte del personal de dicha clínica, es la institución la que se hace responable de esos daños y se encarga de suministrar y proporcionar la medicación y el tratamiento requerido. A esto se le debe aplicar otro requisito indispensable, que exita una relación contractual entre el profesional y la clínica.

Esto puede parecer obvio, sin embargo, existen muchos casos en los cuales una clínica no tiene un contrato con el doctor, casos en los cuales el profesional solo acude a la institución para utilizar un determinado equipamiento o tecnología.
En estos casos no se le podría exigir responsabilidad civil a la institución de salud.
Responsabilidad médica ante una negligencia
Al personal médico se le puede exigir responsabilidad tanto penal como civil o administrativo.
La responsabilidad penal es objetiva y solo se puede remitir a hechos consumados por dicho doctor, no se le puede exigir dicha responsabilidad por omisión del deber, por ejemplo.

El afectado deberá probar que el daño sufrido ha sido provocado por una acción médica, para poder exigir una indemnización.

La mala actuación de un profesional, tanto médico como un abogado e incluso, de las fuerzas de seguridad del estado, se conoce como Mala Práxis. Puede ser producto de la negligencia o de la impericia y puede acarrear consecuencias vitales para las personas, sobre todo en el caso de los médicos.

Si se causa lesión alguna al paciente porque el personal sanitario se ha desviado de los procedimientos preestablecidos para un determinado tratamiento se incurre en una negligencia médica que, generalmente, se traduce en una compensación económica.

Los Códigos Deontológicos hacen referencia a un conjunto de deberes de una profesión en concreto, deberes dirigidos por pequeñas normas éticas por las que un profesional se debe regir. Estas normas van variando según el campo de su profesión, en nuestro caso los médicos se rigen por la profesionalidad y el prestigio social.

En cuando a la mala práxis de los médicos o sanitarios se puede provocar cuando se produce un daño físico en el cuerpo de un paciente. Sea por un acción imprudente o por negligencia de un profesional o del conjunto de los mismos.

Es evidente que los médicos, al igual que el resto de los mortales, son responsables de sus actos. Sin embargo, sus acciones pueden tener consecuencias muy graves para terceros, por ello, las responsabilidades médicas siempre vienen ligadas a la mala práxis de su profesión.
Algunas responsabilidades vienen recogidas de manera contractual otras las asume el personal sanitario en virtud del compromiso con su profesión.

Negligencias médicas y responsabilidad civil, penal y administrativa
La mala práxis o mala actuación de un profesional médico puede acarrear consecuencias vitales para las personas. Si se produce un daño en el paciente y se demuestra que es por un error médico, se puede exigir responsabilidad tanto al personal sanitario como a la clínica.

Existen varias maneras de causar ese daño; por omision, por recetar unos medicamentos inadecuados, por un diagnóstico erroneo o incluso por exceso de confianza en las propias cualidades del dotor.

La vulneración del criterio Lex Artis Ad Hoc implica unas consecuencias jurídicas que repercutirán en el médico o el equipo en conjunto.
Todos entendemos que para un tratamiento en concreto se deben de seguir unas pautas de recuperación con una medicación concreta. Pero solamente el personal sanitario nos puede marcar esas pautas a seguir y recetarnos las pastillas específicas, ¿qué ocurre cuando un médico se salta las normas? El saltarse el estandar establecido puede producir daños irreparables en el paciente y por desgracia las conpensaciones solo pueden ser económicas.

Las imprudencias médicas, las negligencias o la inobservancia debida de los reglamentos y deberes del personal santario puede desembocar en consecuencias tanto civiles como penales o administrativas.
Como responsabilidad civil se entiende la que trata de reparar el daño causado en la persona, desde una clara perspectiva económica. Generealmente las responsabilidades civiles no vienen recogidas en ningún contrato profesional.
Las de ámbito penal hacen referencia a un médico en concreto, no se puede culpar a otro por las decisiones o acciones que ha tomado uno. La responsabilidad penal se divide en dos tipos de acciones; la impericia y la negligencia. Sean estas como consecuencias del desconocimiento o por falta de preparación sanitaria.
La responsabilidad administrativa es contra la institución sanitaria siempre y cuando el daño se haya producido dentro del recinto.

Si necesita un abogado en Valencia puede llamar a nuestros expertos en materia de negligencisa médicas.

Safe Creative #1507070187284

AVISO LEGAL · LSSI · POLÍTICA DE COOKIES · POLÍTICA DE PRIVACIDAD


Este sitio emplea cookies como ayuda para prestar servicios. Al utilizar este sitio, estás aceptando el uso de cookies. OK Más información