LOGO
Consulta On-line
CONTACTE CON NOSOTROS

STAPHYLOCOCCUS AUREUS (MARSA)

El Staphylococcus aureus es la bacteria más peligrosa de todas los estafilococos. Estas bacterias tienen forma de esfera y a menudo causan infecciones en la piel pero también pueden provocar neumonía, infecciones en las válvulas cardiacas e infecciones de carácter óseo.

Tipos de esta infección por Staphylococcus aureus

Esta bacteria provoca infecciones resistentes a ciertos antibióticos comunes. Existen dos tipos de esta infección:

  • La SARM hospitalaria, que es la que ocurre en las personas que se encuentran en hospitales o centros de cuidado de la salud y,
  • La SARM adquirida en la comunidad que es la que se presenta en personas que tienen contacto directo y cercano con otras personas, tales como los atletas que practican fútbol americano o lucha.

Cómo se contagia la enfermedad de Marsa

Estas bacterias pueden contagiarse muy fácilmente:

  • Al mantener contacto directo con la persona infectada
  • Al utilizar un objeto contaminado tales como aparatos de gimnasia, botones del ascensor, teléfonos, etc.
  • Por inhalación de gotitas infectadas que se dispersan al toser o estornudar.

Las infecciones cutáneas (ampollas, abscesos, enrojecimiento e hinchazón de la zona infectada) son las más frecuentes, pero el Staphylococcus aureus también puede propagarse por el torrente sanguíneo (bacteriemia) e infectar diferentes órganos distantes especialmente las válvulas cardiacas (endocarditis) y/o huesas (osteomielitis).

Existen diferentes tipos de cepas de Staphylococcus aureus, las cuales algunas de las cepas producen toxinas que provocan:

  • Infección alimentaria por estafilococo: provocado por la ingestión de alimentos contaminados dando lugar a diarreas y vómitos
  • Síndrome de choque tóxico: engloba un grupo de síntomas de progresión rápida y grave en el que se incluye fiebre presión arterial baja, erupción cutánea. Es provocado por toxinas producidas por 2 tipos de bacterias:
    • Staphylococcus aureus
    • Estreptococos de grupo A
  • Síndrome de piel escaldada: reacción a una infección cutánea por estafilococos en la que se forman ampollas en la piel como si uno se hubiese quemado.

Ciertas situaciones como la gripe, leucemia, tumores, trastornos pulmonares crónicos (fibrosis quística o enfisema), quemadura, heridas abiertas o llagas, diabetes mellitas, trastonos renales, fármacos como los corticoides, la radioterapia, recién nacidos, madres que amamantan, etc., aumentan el riesgo de contraer una infección por estafilococos.

Son varias las cepas que han desarrollado una gran resistencia a los efectos de los antibióticos. Si la persona portadora toma antibióticos estos matan a las cepas que no son resistentes y sobreviven a las cepas resistentes. Estás bacterias pueden multiplicarse y en caso de que causen infección será mucho más difícil de tratar.

Cuando los pacientes son contagiados en un centro sanitario, las bacterias suelen ofrecer resistencia a varios tipos de antibióticos, incluyendo casi todos los antibióticos que se relacionan con la penicilina, los llamados beta-lactámicos conocidos como Staphylococcus aureus resistentes a meticilina (SARM) que es un tipo de penicilina.

Infecciones cutáneas por el Staphylococcus aureus

Entre las infecciones cutáneas por el Staphylococcus aureus se incluyen:

  • La foliculitis: La raíz del pelo o folículo se haya infectado provocando un granito pequeño y doloroso en la base del pelo. Es la infección menos grave.
  • El impétigo: Ampollar un poco profundas y llenas de líquidos que se rompen. El impétigo puede doler o picar.
  • Los absceos o forúnculos: Acúmulos de pus caliente y doloroso justo debajo de la piel.
  • La celulitis: Infección de la piel y tejido que se halla debajo de ella. La celulitis se propaga y causa dolor y enrojecimiento.
  • Necrólisis epidérmica tóxica y síndrome de piel escaldada en el recién nacido: Infecciones graves que provocan desprendimiento de grandes cantidades de piel.

Todas las infecciones estafilocócicas de la piel son muy contagiosas y se suelen diagnosticas por su aspecto.

Otras en cambio requieren muestras de sangre o líquidos infectados los cuales se envían a un laboratorio para realizar un cultivo de las bacterias e identificarlas y analizarlas. De este modo puede establecerse un diagnóstico que determina que antibióticos son los idóneos para atacar a los estafilococos y ser eliminados.

El lavado de manos minucioso con agua y jabón, o bien con un desinfectante evita la propagación de las bacterias.

Algunos médicos aconsejan el uso del antibiótico mupirocina dentro de las fosas nasales para la eliminación de los estafilococos de la nariz, aunque ha de tenerse en cuenta que el excesivo uso de este antibiótico produce resistencia y solo se aconseja ser utilizado cuando los pacientes son propenso a una infección.

Las infecciones por Staphylococcus aureus se tratan con antibióticos eficaces contra el SARM aunque en ocasiones en caso de infección, se precisa de extirpación quirúrgica del hueso infectado y/o material extraño.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE