LOGO
Consulta On-line
CONTACTE CON NOSOTROS

Errores de diagnóstico de ictus

Errores de diagnóstico de ictus

Los ictus, más conocidos como accidentes cerebrovasculares, son patologías graves que pueden derivar en el fallecimiento o incapacidad del paciente. Los médicos y el resto del personal sanitario cuentan con un gran prestigio en España, pero como es lógico, también pueden suceder errores que supongan un perjuicio para el paciente. Cuando esto sucede, hablamos de negligencia médica: se trata de una acción u omisión que se aparta de los cánones habituales de la profesión.

Es comprensible que, como pacientes, no siempre estemos seguros de si hemos sufrido una negligencia, pues no disponemos de todos los conocimientos para determinarlo. Pero en caso de sospecha se recomienda contactar con una abogado especializado en la materia, pues de esta forma podrá evaluar el caso e indicarnos si, efectivamente, existen indicios de negligencia. La mala praxis a la hora de tratar un ictus no se da únicamente si el paciente está en el quirófano y algo no sale bien, sino que puede deberse a múltiples cuestiones, entre ellas, la de realizar un diagnóstico incorrecto. En este caso estaríamos hablando de que los síntomas del ictus sean confundidos con los de otra patología como, por ejemplo, un infarto. Esto impide el adecuado tratamiento del paciente y su recuperación, poniendo así su vida en peligro. Un médico especializado siempre debe realizar las pruebas adecuadas para que el ictus se calificado como tal, descartando otras cuestiones. Los ictus se pueden diagnosticar de diversas formas:

  • Mediante exploración física del paciente, de forma que el médico pueda determinar dónde se haya localizada la lesión cerebral.
  • Con el estudio de su historia clínica. Así, por ejemplo, se puede comprobar si ha tenido episodios previos de ictus, o si alguno de sus familiares sufrió dicha patología.
  • En caso de que exista la posibilidad de llevar a cabo una intervención quirúrgica, el médico puede realizar una angiografía, es decir, una sonda por catéter que permite examinar los vasos sanguíneos para identificar problemas.
  • Las pruebas de laboratorio, aunque no revisten tanta importancia en este tipo de casos, sí que suelen emplearse para descartar que el ictus fuera causado por baja cantidad de glóbulos rojos (anemia), exceso de dichos glóbulos rojos (policitemia) o por cáncer en los glóbulos blancos (leucemia).

Con todas estas pruebas y técnicas, sumados a los conocimientos adecuados, los facultativos y demás personal sanitario deben estar preparados para actuar correctamente a la hora de identificar y tratar un ictus. Estas pruebas, junto con una intervención rápida por parte del personal sanitario, es lo que evitaría que el ictus sea mortal o que cause una grave incapacidad.

Si este diagnóstico no ha sucedido así y deseamos reclamar lo ocurrido, deberemos ponernos en contacto lo antes posible con un abogado. Los abogados que, como en este Despacho de Valencia, estamos especializados en negligencias médicas, nos encargamos de ayudar a los pacientes a obtener una indemnización justa por los daños y lesiones ocurridos.

Cuando se ha producido el fallecimiento del paciente, los familiares tienen derecho también a que se les indemnice por dicha pérdida. Tenga en cuenta que los plazos para reclamar las negligencias médicas pueden variar; especialmente, son distintos si se trata de sanidad Pública (Seguridad Social) o sanidad privada. Por eso, es importante no demorarse mucho a la hora de contactar con un abogado, con el fin de que no se nos pase el plazo. En cuanto sea consciente del problema, le recomendamos que solicite cita con nuestro Despacho para tomar nota de lo ocurrido y empezar a tomar acciones legales. Recuerde que, de forma paralela, también es buena idea dejar constancia de lo ocurrido en el centro sanitario, poniendo una reclamación. Esto servirá para dar aviso de los hecho y ayudará a evitar que otras personas puedan sufrir el mismo percance en el futuro.

Otra cuestión importante en este tipo de reclamaciones es guardar toda la documentación que hayan podido darnos durante el proceso, como por ejemplo, resultados de pruebas, partes médicos, recetas de medicación que en su caso se le hubieran expedido al paciente, etc. Todos estos documentos serán muy importantes durante el proceso, por lo que como decimos, es clave que los conserve. Si tiene alguna duda, solo tiene que preguntarnos.

Teniendo en cuenta todo lo dicho anteriormente, le recordamos que si quiere que valoremos su caso solo tiene que ponerse en contacto con nosotros, ya sea por teléfono o a través de nuestra web. 

De esta manera podremos empezar a estudiarlo y orientarle de forma personalizada, siempre de forma cercana y totalmente confidencial. Dados los años de experiencia que acumulamos en el sector, hemos ayudado satisfactoriamente a muchos clientes que, como usted, han precisado ayuda para reclamar una negligencia médica y que han obtenido una indemnización por ello. Por eso, no lo dude: consúltenos.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE